Octavio Marulanda Morales

OCTAVIO MARULANDA MORALES

Octavio Marulanda Morales
 
Home
Art�culo el Pulso Cultural
Carnaval del Diablo
Art�culo Diario La Patria
Currulao - Referencia
El Festivalito
El Patacor�
Festival Nacional
Investigaci�n Tradiciones
IPC
Joropo Identidad Llanera
Los Caminos del Tiple
Mauricio Lozano
Mono Nu�ez
Ricardo M�rquez
La rondas y los juegos...
El juego de ni�os en la cultura
XXIII Festival Latinoamericano de Teatro
Novedades Editoriales
La Portada, Zapata Olivella...
Danzas de la Regi�n Atl�ntica
Una octava m�s alta
Vida Cotidiana
Publicaciones Peri�dicas
Ra�ces del Cuento Popular
El Currulao...
Charango
Cruzcat UCSC Edu
Art�culo Worldcatlibraries.org

 

Las rondas y los juegos infantiles: folclor y educaci�n, Octavio Marulanda  

Autor Luz Marina Suaza Vargas  

 

  

25-02-2005

Las rondas y los juegos infantiles:
folclor y educaci�n
Octavio Marulanda Morales.
Gladys Gonz�lez Ar�valo (ilustradora)

Secretaria Ejecutiva del Convenio
Andr�s Bello, Bogot�, 1988

Se juega a estar vivo estando muerto, a bajar arriba o a subir bajando. El juego se enriquece con la imaginaci�n y se instaura en el rito; la traslocaci�n de escenarios y situaciones abre las puertas hacia dentro y hacia fuera. Las danzas circulares, los coros repetidos, los enigm�ticos acertijos hablan de una historia que sucedi� hace mucho tiempo y en un lugar que no se sabe y que ocurre ahora en un espacio conocido. El juego es, pues, placer, conocimiento y acci�n; como condici�n innata de la especie hay que entenderlo, como posibilidad creativa hay que utilizarlo, como veh�culo de interacci�n es excelente.

Jugando aqu� y all�, rimando, rondando o cantando, en tierra caliente o tierra fr�a, con ni�os de ruana o de camisa, Octavio Marulanda construy� este libro pintando y anotando todo aquello que o�a o que ve�a. Y el resultado fue notable: reuni� a la gallina ciega y a las cometas; al patico que va al agua porque tiene ganas de nadar y a la mu�eca a quien dan jarabe con un tenedor; al se�or don gato sentadito en su tejado con el materile-riler�n; al pm uno, pm dos, pm tres con aquel que es redondito redond�n sin tapita ni tap�n.

Porque, seg�n dice el autor, tampoco los juegos se le escapan a la historia:

[...] las rondas infantiles no son solamente una forma de jugar, sino una s�ntesis de herencias culturales muy diversas que han quedado muy bien plasmadas en la memoria de los pueblos que asimilaron en Am�rica las costumbres hisp�nicas y que los ni�os han logrado conservar como un patrimonio peculiar, cuya frontera la marcan ellos mismos.

El origen de las rondas y de los juegos infantiles que se practican en Colombia hay que buscarlo en los terrenos del mestizaje.

Tenemos, entonces, que la mu�eca vestida de azul, con camisa nueva y su canes�, en el tr�pico se volvi� de tul; Mambr� se fue a la guerra en Inglaterra y un viento del azar lo sembr� en Chiquinquir�; la princesa del "arroz con leche, me quiero casar" es una negrita llena de trencitas; las cometas llegaron de la China, el trompo incaico s� no ha viajado tanto aunque ha rodado mucho.

No es tan ingenuo el juego ni tan distra�do el sabio. La vida se comienza jugando y lo que se juega es lo que se aprende:

Algunas formas del conocimiento se exteriorizan rudimentariamente en los juegos: el uso de cifras identificativas de formas o lugares (matem�ticas); los conteos enumerativos (c�lculo, c�bala) la implantaci�n de reglas y prohibiciones (derecho natural); el respeto a las formas organizativas del juego y a los compa�eros (�tica); el uso de palabras adecuadas (el lenguaje), etc.

Como quien dice, el lazo juego-conocimiento �es ronda de nunca acabar!

Est�n aqu� recopiladas las rondas, las rimas, los trabalenguas, las adivinanzas, las retah�las, las jitanj�foras, los juegos de palmoteo que juegan los ni�os del campo y la ciudad, y los que se jugaban antes, cuando la ciudad no exist�a. La intenci�n es clara: juntar lo que est� disperso, buscar lo que est� perdido:

La construcci�n del pa�s del futuro ha de iniciarse creando en los ni�os una conciencia placentera de los valores propios, basada en la identificaci�n pr�ctica y real de sus anhelos y vivencias con el patrimonio cultural que los rodea. El folclor infantil contiene todos los ingredientes para darle al mundo de los ni�os la dimensi�n y la riqueza que exigen los contenidos de nuestra nacionalidad, como producto que somos de un largo y accidentado mestizaje.

Este libro, patrocinado por la secretar�a ejecutiva del Convenio Andr�s Bello, no se queda s�lo en la recopilaci�n de los juegos folcl�ricos; propone una metodolog�a general de trabajo que integre el juego con el folclor y la identidad cultural y una did�ctica espec�fica para cada ejercicio l�dico, incluyendo las partituras de aquellas rondas que las requieren.

Trabajos como �ste intentan llenar el vac�o que en la investigaci�n educativa existe en Colombia. Celebramos, pues, la aparici�n de este libro y le auguramos muchos triunfos tanto en las bibliotecas escolares como en los patios de recreo y las aulas de clase.

LUZ MARINA SUAZA VARGAS

�ltima modificaci�n ( 27-02-2005 )

http://www.tafisa.net/contenido/index.php?option=content&task=view&id=30

 

REGRESAR

 

 

 

 

 

 

 

 

Home

This site was last updated 10/17/06