Octavio Marulanda Morales

OCTAVIO MARULANDA MORALES

Octavio Marulanda Morales
 
Home
Art�culo el Pulso Cultural
Carnaval del Diablo
Art�culo Diario La Patria
Currulao - Referencia
El Festivalito
El Patacor�
Festival Nacional
Investigaci�n Tradiciones
IPC
Joropo Identidad Llanera
Los Caminos del Tiple
Mauricio Lozano
Mono Nu�ez
Ricardo M�rquez
La rondas y los juegos...
El juego de ni�os en la cultura
XXIII Festival Latinoamericano de Teatro
Novedades Editoriales
La Portada, Zapata Olivella...
Danzas de la Regi�n Atl�ntica
Una octava m�s alta
Vida Cotidiana
Publicaciones Peri�dicas
Ra�ces del Cuento Popular
El Currulao...
Charango
Cruzcat UCSC Edu
Art�culo Worldcatlibraries.org

 

 DANZAS DE LA REGI�N ATL�NTICA@

 

Descripci�n

 

Se asoma al mar interior de Am�rica con sus 1.600 kil�metros de frontera terrestre. Con excepci�n de la Sierra Nevada o Cund�a de los Arhuacos, todas las tierras de la llanura Caribe est�n en el clima c�lido de 28� promedio, para invitar a los deleites del mar y a la tierra pr�diga en el producci�n ganadera y agr�cola de palmeras, tabaco, ajonjol�, sorgo, etc. Notables son en su geograf�a la depresi�n momposina, ecosistema de la cultura anfibia: confluencia de los r�os Magdalena, Cauca, San Jorge, Cesar; pen�nsula de la Guajira seca, de severa belleza y esteparia; Delta del r�o Magdalena; Golfo de Urab� de exuberante vegetaci�n y bodega de exportaci�n.

Llanura Caribe, h�bitat del coste�o, grupo humano tri�tnico de gran personalidad. A su �mbito pertenecen los departamentos de la Guajira, Magdalena, Atl�ntico, Bol�var, Sucre, C�rdoba y Cesar, como tambi�n partes de Antioquia y Choc� (El Dari�n).

Barranquilla, Cartagena, Riohacha, Monter�a, Santa Marta, Sahag�n, Sincelejo, San Jacinto, San Basilio, San Pelayo, el Banco, Momp�s, Ci�naga, son algunos de los muchos centros culturales de la patria coste�a. Ocupa 127.518 kil�metros cuadrados.

 

Principales danzas

 

1.    LA CUMBIA

 

1.1.         ORIGEN

El nombre es ap�cope de cumbiamba, t�rmino que guarda relaci�n con la voz antillana "Cumbancha", que en Cuba significa jolgorio o parranda, ambas derivadas de la voz negra "Cumbe", baile negro de la Guinea oriental espa�ola o de "Kumba", que significa hacer ruido.

Tonada musical y coreogr�fica, con aire t�pico dominante en todo el litoral atl�ntico. Tiene su procedencia en las ra�ces africanas, que con el correr del tiempo se convirti� en la expresi�n coreomusical m�s representativa de la cultura afro-colombiana. Como testimonio de estas dos culturas quedaron el ritmo de los tambores africanos, la melod�a de las gaitas y flautas ind�genas colombianos. A los espa�oles se lea atribuye el traje y desde luego su influencia en el comportamiento social, quedando la fusi�n de tres culturas. La Cumbia es el testimonio de todo un proceso hist�rico, desarrollado durante la colonia, en la cual el hombre negro tuvo que luchar contra todos para poder conquistar a la india, que se resisti� por mucho tiempo pero que finalmente cedi� para dar paso al mulataje y as� a una nueva generaci�n.

Se dice que la Cumbia pudo tener su origen en Cartagena, aunque en el Banco, el Plato, Momp�s y Ci�naga, tambi�n reclaman ese derecho. Como punto de partida se toman las fiestas de la Candelaria, celebradas tradicionalmente en Cartagena el 2 de febrero, en tiempos de la colonia. All� acud�an indios y negros llegados de todas partes, con flautas y tambores.

La Cumbia hace parte de las danzas ceremoniales porque se origin� y desarroll� dentro de las ceremonias religiosas que se hac�an en honor a la Virgen de la Candelaria, en las cuales se mezclaba lo sagrado con lo pagano. M�s tarde se convirti� en un rito de amor y se despoj� de los elementos m�ticos, m�gicos y religiosos, para luego pasar a hacer parte de las fiestas callejeras y de los bailes de sal�n.

 

1.2 UBICACI�N

La Cumbia tiene su dominio en toda la costa norte de Colombia, partiendo de Cartagena, donde se supone que tuvo su nacimiento. La Cumbia se extendi� por todo el departamento de Bol�var para seguir a Sucre, C�rdoba, Cesar, Atl�ntico y Magdalena. Conquist� tambi�n toda la rivera del r�o Magdalena, lo mismo que el norte de Antioquia, el Bajo Cauca y Nech�. En cada lugar le imprimieron variantes y caracter�sticas propias, pero manteniendo similitud con la forma original, sobre todo en la estructura circular alrededor de los m�sicos. En todos los sitios se que arraig� se mantiene como eje central de las festividades populares.

 

1.3            CARACTER�STICAS

         M�sica: Ritmo de 2/4 que se ejecuta con gaitas, flauta de millo o acorde�n de botones, tambor mayor, llamador (tambor mayor), caja de vallenata, guache y guacharaca; las gaitas son dos: hembra y macho; la hembra registra la melod�a y la gaita macho marca el comp�s acompa�ada por una maraca de origen ind�gena. El tambor mayor marca la melod�a con la gaita hembra, el llamador marca el comp�s con la gaita macho.

         Danza: Las caracter�sticas de su baile son un resultado de un proceso social, en el cual el hombre ocupa el puesto del negro y la mujer el de la india. Es un baile de sitio abierto, calles, plaza o playa, de pareja suelta y de libre movimiento. Se caracteriza por su forma circular y por las velas que portan las mujeres durante todo el baile. En la Cumbia, la mujer tiene movimientos diferentes al hombre: �sta lleva un manojo de velas encendidas en su mano derecha, la izquierda la lleva en la cintura teniendo el extremo de la falda o pollera, para moverla hacia delante y atr�s al comp�s de la m�sica. Sus movimientos son un poco pasivos, sin saltos ni tongoneos, con el busto y la cabeza muy erguidos; en cuanto al paso, la mujer afirma las plantas de ambos pies y se desliza con pasitos muy cortos pero llevando el ritmo con todo el cuerpo. Por su parte, el hombre levanta el tal�n del pie derecho y afirma toda la planta del pie izquierdo; con libre movimiento del cuerpo ejecuta toda clase de piruetas, gesticula, hace ademanes, pela los dientes, saca la lengua, se encoge de hombros, se encorva, se quita el sombrero, se lo vuelve a poner, le obsequia m�s velas a la pareja para halagarla, le baila al frente, a los lados, por detr�s, da vuelta a su alrededor, gira sobre sus talones, se agacha, se arrodilla, le coquetea, su cuerpo vibra bajo el influjo de la m�sica, se aproxima pero sin llegar a tocarla, pues ella lo obliga a retirarse con sus velas, las cuales �l esquiva para no quemarse.

 

1.4            TEM�TICA

 

La Cumbia es una danza de conquista amorosa, en la cual el hombre representa la raza negra y la mujer, la ind�gena. Durante la colonia hab�a pocas mujeres negras y estaban al servicio del amo, tanto en lo laboral como en lo sexual. Por tanto, la �nica alternativa que ten�a el negro para satisfacer su deseo sexual era conquistar a la mujer ind�gena. La �nica posibilidad que ten�a el negro de acercarse a la india era a trav�s de la danza, ya que el indio era muy celoso con su mujer. El negro con su habilidad, gracia y simpat�a super� los obst�culos y logr� vencer la resistencia de la mujer nativa. Esta historia es la idea b�sica de la tem�tica de la cumbia.

En este baile, las velas tienen un sentido ritual: origen sagrado, por la relaci�n que guarda con el fuego; necesidad de la luz, ya que por tradici�n el baile de cumbia se hac�a en la noche. En un principio se bailaba alrededor de una hoguera, la cual luego fue sustituida por antorchas, y estas �ltimas por un manojo de velas.

 

2.  EL BULLERENGUE

 

2.1 ORIGEN

Bull, bulla, bullicio, bullaranga: �ste puede ser el recorrido idiom�tico para llegar a la palabra bullerengue, t�rmino que incluye al ritmo y la danza. El ritmo es asociado por el tamborito paname�o, con el lumbal� y con la cumbia. Estos tienen en com�n los cantos africanos, aparte de la similitud en la configuraci�n r�tmica, en tambores, batir de las palmas y el canto. La diferencia radica en que el lumbal� se refiere a un rito f�nebre, mientras el bullerengue tiene que ver con los rituales de la pubertad.

Los esclavos tra�dos del �frica en la �poca de la colonia no olvidaron los rituales de su tierra natal, as� que cada vez que ten�an oportunidad los recordaban clandestinamente. Cuando se crearon los palenques, los negros tuvieron la oportunidad de compartir muchas costumbres propias del �frica, dando origen a muchas danzas como el bullerengue.

En conclusi�n, el bullerengue es producto de la reacci�n cultural de los negros cimarrones que poblaron Palenque de San Basilio, donde se reunieron esclavos procedentes de varias tribus africanas, con ancestros culturales diferentes: magia, religi�n, canto, m�sica y danza. El estar reunidos en este espacio les permiti� reencontrarse con el pasado, y as� realizar sus ritos y ceremonias m�gico religiosas, factor social que los aglutin� y propici� la creaci�n de una nueva cultura.

 

2.2. UBICACI�N

 

El bullerengue ritual para mujeres solas nace en Palenque de San Basilio y de all� se extiende a Santa Ana. Posteriormente se dispers� por los municipios de m�s concentraci�n negra y mulata de Bol�var, C�rdoba, Cesar, Sucre y Urab� antioque�o.

 

2.3 CARACTER�STICAS

 

Es un baile para mujeres j�venes, ejecutado con el cuerpo erguido y movimientos pausados, coordinados y sim�tricos, sobresaliendo el accionar de las caderas, la frotaci�n del vientre y el palmoteo de las manos. El comportamiento de las bailarinas es sereno y ceremonial y la actitud es de expectativa. Todo es calculado, preciso y armonioso. Es una danza asim�trica en sus figuras planigr�ficas y en sus movimientos corporales. El paso es menudo, deslizado y la planta de los pies se apoya plenamente en el piso, alternados los movimientos. en el desplazamiento los dos pies van muy juntos flexionando ligeramente las rodillas para impulsar el movimiento de la pelvis. Con este paso bailan en el puesto, giran sobre s� y se desplazan de frente, de espaldas, de lado y, en ocasiones, lo hacen girando sobre un mismo eje; no se cambia de paso durante la danza.

Las figuras corporales m�s frecuentes son: uni�n de los cuerpos con los brazos a la altura de los hombros y juego variado con la falda o pollera; sobresalen las formas de la mariposa, remolinos, el batir de las olas y las combinaciones que hacen con giros lentos y r�pidos, muy acompasados y con amplio despliegue del vestido. En esta danza predominan las l�neas rectas, las filas e hileras a las cuales se agrega c�rculos.

 

2.4 TEM�TICA

 

El bullerengue de Palenque de San Basilio tiene tem�tica ritual de iniciaci�n a la pubertad de la mujer. En su origen fue para ambos sexos. La danza gira en torno a movimientos de la pelvis, la frotaci�n con las manos en el bajo vientre y al juego con la falda. El bullerengue que se desarroll� en C�rdoba y Urab� antioque�o tiene tem�tica amorosa, de conquista y de competencia entre sexos, con contenido er�tico.

 

3.    EL MAPAL�

 

3.1            ORIGEN

Se supone que este baile fue tra�do por los negros bozales del Golfo de Guinea y se arraig� en Colombia en la costa norte del pa�s, lugar que lo asimil� y le dio sus caracter�sticas peculiares. Con este nombre tambi�n se conoce un pez y un tambor de dos parches.

 

3.2            CARACTER�STICAS

Es un ritmo binario con canto y palmoteo para el acompa�amiento. El baile es de pareja suelta, sin coreograf�a definida. Sus movimientos son fren�ticos y er�ticos, con base en saltos, ca�das, contorsiones, espasmos, zarandeos, arrastradas, encuentros, fugas y enfrentamientos entre hombres y mujeres. En los individuales, cada hombre trata de hacer sus propias figuras, con el fin de agradar a su pareja y lucirse ante los dem�s bailarines y ante el p�blico presente. La mujer tiene movimientos un poco diferente de los del hombre, m�s excitantes y er�ticos.

 

3.3            TEM�TICA

Es una danza que invoca al erotismo, la sexualidad y el libertinaje. Hay una lucha presente de dos mujeres por un hombre que quiere tener a ambas, adem�s de las demostraciones individuales de las parejas, donde cada una hace dote de sus movimientos contorneados de cadera.

 

4.    EL PORRO

 

4.1.         ORIGEN

El nombre de porro para algunos se deriva del "porrazo" o golpe de porra que se da en la ejecuci�n musical al tambor llamado bombo o tambora  (Guillermo Abad�a. Compendio General del Folclor Colombiano). El nombre tambi�n puede proceder de la costumbre de aporrear o de bailar en torno a los tambores llamados "porros" y su acompa�amiento, en su forma primitiva, es igual al de la cumbia, aunque cobra m�s acentos expresivos para dar paso al canto (Octavio Marulanda. Folclor y cultura general). La gente embriagada se entregaba al baile trepidante de tambores llevados de la mano por una m�trica musical diferente.

 

4.2 CARACTER�STICAS

 

Antiguamente era una danza suelta, pero ha evolucionado hacia el baile de recreaci�n de pareja cogida. Se repiten los movimientos circulares de la cumbia con asedio de los hombres a las mujeres, pero la coreograf�a no est� ligada por secuencias precisas sino por las oportunidades que cada pareja encuentra.

Hay variantes del porro como el "palitia'o" llamado tambi�n gaita, completamente lento. Otro es el porro "tapa'o" al que tambi�n se le llama puya.

 

4.3 TEM�TICA

 

Se considera en la actualidad como baile de sal�n m�s que como una danza folcl�rica tradicional. Es una recreaci�n art�stica de pareja, con simple intenci�n est�tica.

 

5.    EL GARABATO

 

5.1 ORIGEN

 

Es una especie de danza macabra de la �poca medieval, en la que se dramatiza la lucha entre la vida y la muerte. En Colombia esta danza es conocida en la costa norte, sobre todo en Barranquilla, donde por mucho tiempo sali� durante los carnavales llegando a convertirse en una de las danzas m�s llamativas de estas fiestas.

 

5.2            CARACTER�STICAS

 

Danza o comparsa que tiene como personajes principales la vida y la muerte. La vida es interpretada por un hombre, que armado de machete, trata de defender a su gente. La muerte est� representada por un bailar�n disfrazado de esqueleto que lleva un "garabato" o guada�a con el que ataca a sus v�ctimas. Durante el desarrollo de la danza, muerte y vida se enfrentan continuamente, mientras que los dem�s bailan a su alrededor. Estos enfrentamientos son sumamente vistosos, r�pidos, �giles y violentos. Se presentan choques de fuerza, saltos, giros, ca�das y rodadas por el piso, aprovechando las oportunidades para vencer al contrario.

 

 

5.3            TEM�TICA

El tema de la muerte es muy escaso en el repertorio coreogr�fico del pa�s y esta danza o comparsa es el ejemplo m�s llamativo, por el marco negroide y su estructura, que se remite a los "autos sacramentales" representados por los misioneros espa�oles. La muerte asedia a los bailarines que se incitan al amor. Poco a poco los enlaza para sacarlos de la rueda, hasta que al final, la m�s provocativa de las mujeres es disputada por el hombre que la acompa�a, en un duelo lleno de simbolog�as primitivas. Vence la muerte y termina el cuadro, quedando solo el eco de los tambores.

 

Otras danzas representativas de la Zona Atl�ntica

 

         LA PUYA

 

Baile de la zona vallenata, acostumbrado en las fiestas populares desde fines del siglo XIX. Baile popular, de ritmo alegre y delicado cuya aparici�n se registra en 1885 en el departamento del Magdalena. Los pasos y movimientos se ejecutan con mucha libertad y en ellos se hacen presentes rasgos tomados de la cumbia y el porro. Su ritmo es usado con mucha frecuencia en diferentes danzas de comparsa como los Diablos Espejos, los Goleros, las Pilanderas, etc.

 

         LAS PILANDERAS

 

Danza de comparsa acostumbrada en la Costa Atl�ntica en �poca de carnavales, sobre todo en la zona vallenata, parte del Magdalena, Guajira carnavales de Barranquilla y Momp�s. Es una danza de car�cter imitativo, en la que el tema es la acci�n de pilar arroz o ma�z, para lo cual se lleva un pil�n grande de madera, manos tambi�n de madera, cedazos, bateas y ma�z y arroz, en algunos casos. Se representan por medio de movimientos corporales todas las facetas que requiere el tema, siendo el pil�n el s�mbolo m�s representativo de la danza. "Las mujeres que pilan el arroz o el ma�z cumplen una especie de rito en torno al pil�n. Las distintas etapas de la labor son descritas en forma de pantomima bailada, someti�ndose al ritmo exultante de los tambores. Llevar el grano, prepararlo, golpearlo, limpiarlo y luego dejarlo listo es el cuadro de extraordinaria vistosidad y elegantes secuencias" (Octavio Marulanda. Folclor y cultura general).

 

         EL CONGO

 

Danza carnavalesca o cuadrilla de negros disfrazados con trajes multicolores, adornados con flores de papel, arandelas, cintas, encajes, lentejuelas, espejos y cascabeles. Se dice que fue fundada en 1870 y desde entonces aparece a�o tras a�o en los Carnavales de Barranquilla, convirti�ndose en la danza m�s caracter�stica de estas fiestas y en la m�s importante de todas las danzas y comparsas. Es una danza callejera, especial para desfiles, con pasos menudos y caprichosos que se ejecutan caminando, saltando, trotando y corriendo. Los desplazamientos se hacen con base en dos hileras, aparejados de dos en dos y enganchados por los codos o marchando sueltos unos a otros. Las actitudes corporales de los bailarines son muy libres. En la �poca de carnaval son varias las danzas de congos que sales y dependen del n�mero de participantes: "Congo Grande", "Congo Negro", "Congo Tigre", "Congo Reformado" y "Congo Moderno"

 

         EL FANDANGO

 

Es un ritmo o baile de la costa colombiana, cuya descendencia se atribuye al fandanguillo espa�ol. Con la palabra fandango tambi�n se denomin� el sitio donde se realizaban fiestas y se bailaba de todo. Como baile es muy movido, de movimientos acelerados. Los bailarines se instalan en la mitad de la plaza y los bailarines alrededor de ellos, llevando espermas en la mano. Actualmente en Cartagena se baila alrededor de las carrozas del carnaval, en parejas sueltas.


@ Bibliograf�a

LONDO�O, Alberto. Danzas colombianas. Medell�n: Editorial Universidad de Antioquia. 1998. 341 p. 

MARULANDA, Octavio. Folklore y cultura general. Cali: Impresora departamental. 1973. 287 p.

VAHOS. Oscar. Danza Ensayos. Medell�n: Producciones infinito. 1997.

 

 

http://www.balletfolkloricodeantioquia.com/educarte/doc/ZONA_ATLANTICA.doc

 

REGRESAR

 

Home

This site was last updated 10/17/06